Logo-DDT_6

En 2009 Empezamos como un pequeño grupo voluntario de entusiastas que se preocupaban por el desarrollo y futuro de jóvenes urbanos con actividades artísticas y culturales. Desde entonces fuimos creciendo hasta convertirnos en una organización civil formalmente constituida en el 2013 con oficinas en el Distrito Federal. Deseamos ayudar a las personas creativas que viven en situación de vulnerabilidad y desarrollo limitado, nos interesa incidir positiva e integralmente en la erradicación de la pobreza de estas sociedades creativas, así como en la mejora de sus condiciones de vida como la salud y su educación. 

Al formar parte de nuestras actividades y programas de desarrollo, todos aquellos jóvenes creativos en situación de vulnerabilidad contaran con un eficiente y sano incremento de sus capacidades personales, de mayores oportunidades profesionales  y de una correcta interacción social con sus comunidades.

“Somos un espacio de vinculación, donde se brinda capacitación, consultoría, servicios de cómputo, gestión crediticia, gestión para capital de trabajo a fondo perdido, sistema de crowdfunding, asesoría legal y administrativa, apoyo en la elaboración de proyectos, para obtener recursos de organismos públicos y privados”

engrane

Desde hace relativamente poco tiempo se comenzó a medir el impacto que los bienes y servicios culturales en México; si dejamos de lado la tradicional visión de costo y gasto que la materia genera, y la miramos como un activo que, efectivamente, dados el impacto y los alcances de sus acciones, son parte indiscutible de la actividad económica nacional.  Esta visión se reforzó con datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, quien reconoce que la aportación de la cultura al PIB es de 2.8 por ciento, lo que se traduce en 450 mil 683 millones de pesos.

A ello se suma, que según los resultados preliminares de la Cuenta Satélite de la Cultura de México en 2014, los empleos vinculados con el sector cultural ascendieron a poco más de 1 millón 25 mil, que representan el 2.4 por ciento respecto del total de empleos a nivel nacional.

Con este panorama, vale la pena plantearse la necesidad de establecer el mecanismo idóneo para apuntalar el desarrollo de las actividades artísticas y culturales, no sólo desde el enfoque de la promoción y la difusión, sino también dentro de las cadenas de valor que generen ingresos a sus protagonistas y partícipes, con evidente repercusión en la economía nacional. 

No debe perderse de vista que las industrias creativas; ya sea un músico o artista que presta sus servicios particularmente o una agrupación formal que genera productos artísticos para ponerlos a la venta, sin olvidar nichos de oportunidad como el diseño, la cocina de autor, la industria editorial independiente, los festivales o las artesanías; están siempre a la expectativa de la volatilidad financiera. Comprometidos con su disciplina, se ven obligados a capacitarse constantemente, pero con la debida visión emprendedora y la incansable búsqueda de financiamiento, además del intercambio de experiencias exitosas gracias a las nuevas tecnologías, puede consolidarse un proyecto de negocio capaz de generar espacios laborales y derrama económica en su entorno, y que a mediano y largo plazos incentive a nuevos emprendedores. 

Productos y Servicios para Contenidos Audiovisuales con Subsidio Inadem

Productos y Servicios DDT 2017

 

                                                                c2d385d6921f516c3eaaae1fa44a4978-google-plus-distorted-icon               face-diana-x            twitter-x                youtube-logo